La visita de las cinco “El caso del represor Cavallo. Luchas colectivas y justicia universal”

Nueva edición virtual de La Visita de las Cinco del Museo Sitio de Memoria ESMA el sábado 31 de octubre a las 17h
La Secretaria de Derechos Humanos, a través del Museo Sitio de Memoria ESMA, las/los invitan a participar de una nueva edición de La Visita de las Cinco virtual, el próximo sábado 31 de octubre a las 17h: “Un día de justicia. Luchas colectivas y la justicia universal”

A partir del reclamo iniciado por sobrevivientes de la ESMA en mayo del 2020, el gobierno francés le retiró la Orden del Mérito otorgada a Ricardo Miguel Cavallo, quien formó parte entre el año 1976 y 1983, del Grupo de tareas 3.3.2 de la ESMA. Luego fue agregado militar en la Embajada Argentina en Francia. Se escondió en México, donde fue reconocido como represor, y extraditado a España para ser juzgado por el juez Baltazar Garzón. Se encuentra cumpliendo cadena perpetua por la Megacausa ESMA.

El encuentro contará con palabras de bienvenida del secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Cortiy Claudia Scherer-Effosse, embajadora de Francia en Argentina mientras que la presentación de la visita estará a cargo de Alejandra Naftal, directora del Museo Sitio de Memoria ESMA.

Invitados/as: Sophie Thonon, jurista francesa y activista de DDHH; Sébastien Touzé, director de la fundación René Cassin, miembro del Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas y Juan Gasparini, sobreviviente de la ESMA periodista y escritor radicado en Suiza. Los cronistas en esta oportunidad seran Miguel Rep, dibujante y Eric Domergue, periodista y escritor.

El evento será transmitido a través del Canal YouTube y Página de Facebook

Link a la nota

La visita de las cinco virtual: “El caso del represor Cavallo. Buscado, juzgado y sin condecoración. Memorias colectivas y justicia universal”

El próximo sabádo 31 de octubre a las 17 hs, la Embajadora de Francia en Argentina, Claudia Scherer-Effosse, participará de la nueva edición de La Visita de las Cinco virtual, que en esta ocasión abordará “El caso del represor Cavallo. Buscado, juzgado y sin condecoración. Memorias colectivas y justicia universal”.
Publicado el 29/10/2020

El próximo sabádo 31 de octubre a las 17 hs, la Embajadora de Francia en Argentina, Claudia Scherer-Effosse, participará de la nueva edición de La Visita de las Cinco virtual. En el encuentro organizado por la Secretaría de Derechos Humanos a través del Museo Sitio de Memoria ESMA, en cooperación con la Embajada de Francia en Argentina y el Institut Français d’Argentine, se tratará “El caso del represor Cavallo. Buscado, juzgado y sin condecoración. Memorias colectivas y justicia universal”.

La actividad contará con palabras de bienvenida del secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla, y de la embajadora de Francia en Argentina, Claudia Scherer-Effosse.

La presentación estará a cargo de la directora del Museo Sitio de Memoria ESMA, Alejandra Naftal. También se contará con la presencia de : Sophie Thonon (jurista francesa y activista de DDHH), Sebastián Touzé (director de la Fundación René Cassin y miembro del Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas) y Juan Gasparini (sobreviviente de la ESMA y periodista radicado en Suiza). Los cronistas en esta oportunidad serán el periodista y escritor Eric Domergue y el dibujante Miguel Rep.

Ricardo Miguel Cavallo, alias “Sérpico” o “Marcelo”, fue un oficial de la Marina, integrante del Grupo de Tareas 3.3.2 de la Escuela de Mecánica de la Armada entre 1976 y 1981. Estaba asignado en el sector de “Inteligencia” y fue el responsable del secuestro, tortura, violación, reducción a la servidumbre, y asesinato de miles de víctimas, entre ellas las monjas francesas Alice Domon y Leonié Duquet.

En 1981 fue trasladado a Francia como Agregado naval en la Embajada argentina en Paris, donde se desconocía su papel durante la dictadura cívico-militar. En 1985, por razón de su cargo diplomático, recibió la Orden Nacional del Mérito de Francia.

En 1990 pidió el retiro de la Marina y comenzó su carrera empresarial, dirigiendo una empresa argentina llamada Talsud que en 1999 ganó una controvertida licitación en México para dirigir el Registro Nacional de Vehículos (Renave).

El 24 de agosto de 2000, el corresponsal en Buenos Aires del diario mexicano La Reforma, José Vales, denunció que aquel empresario era el ex integrante del Grupo de Tareas 3.3.2. Cavallo fue detenido en Cancún, cuando intentaba huir hacia Argentina, a pedido del entonces juez español Baltazar Garzón. Estuvo tres años detenido en México, cuatro años en España y en 2008 llegó extraditado a Buenos Aires donde se habían reiniciado los juicios por lesa humanidad.
En 2010 Juan Gasparini, sobreviviente de la ESMA, denunció oralmente ante el Comité contra la Tortura de la ONU en Ginebra que Cavallo tenía esta condecoración. En ocasión de este caso, el Estado francés inició entonces un proceso administrativo para modificar el código regulando las distinciones francesas para ciudadanos extranjeros, que no previa en aquel momento el retiro de condecoraciones.

En 2011, Cavallo fue condenado a prisión perpetua por primera vez. Y en 2017 volvió a ser condenado a perpetua por secuestros, torturas y vuelos de la muerte. En febrero de 2020, junto a un grupo de sobrevivientes de la ESMA, Gasparini volvió a reclamar al gobierno de Francia el retiro de la condecoración al que se sumó el pedido oficial del gobierno argentino. Finalmente, el 30 de abril de 2020 el presidente francés Emmanuel Macron retiró la condecoración.

Link a la nota

El caso del represor Ricardo Cavallo será analizado en la Visita de las Cinco

La Secretaria de Derechos Humanos y el Museo Sitio de Memoria ESMA organizará este sábado una nueva edición virtual de la denominada “visita de las cinco”, en la cual se abordará el caso del represor Ricardo Miguel Cavallo, condenado por delitos de lesa humanidad tras ser detenido en México y extraditado desde España a la Argentina.

La presentación se iniciará a las 17 por las redes sociales del Sitio de Memoria ESMA y estará a cargo de la directora del Museo Sitio de Memoria ESMA, Alejandra Naftal.

También asistirán Sophie Thonon, jurista francesa y activista de DDHH; Sébastien Touzé, director de la Fundación René Cassin, miembro del Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas y Juan Gasparini, sobreviviente de la ESMA, periodista radicado en Suiza.

Los cronistas en esta oportunidad serán el periodista y escritor Eric Domergue y el dibujante Miguel Rep, y la actividad contará con palabras de bienvenida del secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla, y de la embajadora de Francia en Argentina, Claudia Scherer-Effosse, según precisó un comunicado oficial.

Cavallo, alias “Sérpico” o “Marcelo”, fue un oficial de la Marina, integrante del Grupo de Tareas 3.3.2 de la Escuela de Mecánica de la Armada entre 1976 y 1981.

El represor estaba asignado en el sector de “Inteligencia” y fue el responsable del secuestro, tortura, violación, reducción a la servidumbre, y asesinato de miles de víctimas, entre ellas las monjas francesas Alice Domon y Leonié Duquet.

En 1981, la Marina lo trasladó a Francia como agregado naval en la Embajada argentina en Paris, donde se desconocía su papel durante la dictadura cívico-militar.

En 1985, por razón de su cargo diplomático, recibió la Orden Nacional del Mérito de Francia.

Cinco años más tarde, Cavallo pidió el retiro de la Marina y comenzó su carrera empresarial, en una firma que en 1999 ganó una controvertida licitación en México para dirigir el Registro Nacional de Vehículos (Renave).

El 24 de agosto de 2000, el corresponsal en Buenos Aires del diario mexicano La Reforma, José Vales, denunció que aquel empresario era el ex integrante del Grupo de Tareas 3.3.2.

Cavallo fue detenido en Cancún, cuando intentaba huir hacia Argentina, a pedido del entonces juez español Baltazar Garzón.

Estuvo tres años detenido en México, cuatro años en España y en 2008 llegó extraditado a Buenos Aires, donde se habían reiniciado los juicios por lesa humanidad.

En 2010 Juan Gasparini, sobreviviente de la ESMA, denunció oralmente ante el Comité contra la Tortura de la U en Ginebra que Cavallo tenía esta condecoración.

En ocasión de este caso, el Estado francés inició entonces un proceso administrativo para modificar el código regulando las distinciones francesas para ciudadanos extranjeros, que no previa en aquel momento el retiro de condecoraciones.

En 2011, Cavallo fue condenado a prisión perpetua por primera vez, algo que se repitió en 2017 por secuestros, torturas y vuelos de la muerte.

En febrero de 2020, junto a un grupo de sobrevivientes de la ESMA, Gasparini volvió a reclamar al gobierno de Francia el retiro de la condecoración, al que se sumó el pedido oficial del Gobierno argentino.

Finalmente, el 30 de abril pasado el presidente francés Emmanuel Macron retiró la condecoración.

Link a la nota

Derechos humanos: Tigre realizará “Diálogos de Memoria”

La propuesta se trata de una charla en el marco del Día de la Identidad para interiorizarse sobre el terrorismo de Estado y su vínculo con el ex centro clandestino de detención de la ESMA.
Por quepasa web -24 octubre, 2020

En el marco del Día de la Identidad, desde el Centro Universitario de Tigre (CUT), perteneciente a la Subsecretaría de Educación del Municipio de Tigre, y junto a la Subsecretaría de Juventud y Derechos Humanos de Tigre, se realizará “Diálogos de Memoria”, una charla virtual y gratuita sobre el sitio de la memoria ESMA dirigida a alumnos y docentes del nivel secundario y universitario.

A través de una aproximación en línea al Museo Sitio de Memoria ESMA, la charla propone una introducción a la temática del terrorismo de Estado y su especificidad con este ex centro clandestino de detención, tortura y exterminio. Además de generar un espacio de reflexión donde circule la palabra y sea posible un ejercicio colectivo de memoria.

La charla gratuita será el miércoles 28 de octubre a las 18 horas y se realizará por la plataforma Zoom. Los interesados deberán inscribirse mediante un formulario online, y los cupos son limitados.

Link a la nota

Derechos humanos en tiempos de pandemia: testimonios que se transforman en performances

Cine y teatro, lectura y alegatos conviven en un breve documental que logra enlazar las voces de las víctimas el franquismo español y del terrorismo de Estado argentino. Dirigido por el cineasta Alejo Moguillansky, el video-ensayo recrea una obra teatral sobre el juicio a Baltasar Garzón.
Por Cecilia Sosa

“A la niña se la quitaron de los brazos y tampoco la volvió a ver.” “Se lo llevaron vivo y vivo lo reclamaba.” “Llevamos 33 años buscando.” ¿Cómo resuenan los voces de las víctimas de la experiencia de desaparición forzada europea más silenciada en boca de actores argentinos, donde la memoria del terrorismo de Estado sigue viva? ¿Cómo pensar estas performances donde los testimonios se emancipan de sus dueños? ¿Qué forma adquiere el activismo de derechos humanos durante la virtualidad obligada de la pandemia? Algunas de estas preguntas son exploradas en un video-ensayo tan experimental como minimalista que el Museo Sitio de Memoria ESMA acaba de hacer público a través de su canal de YouTube.

El film, dirigido por el cineasta Alejo Moguillansky, fue realizado especialmente para la Visita de las Cinco virtual “Los desaparecidos y las desaparecidas en España y Argentina. Arte, testimonio y justicia” que se realizó el último sábado de julio. La actividad formó parte de una colaboración entre el Museo Sitio de Memoria ESMA y el proyecto de investigación “Staging Difficult Pasts” con sede en la Universidad de Londres. La visita, conducida en las redes sociales por Alejandra Naftal, directora del Museo, reunió un panel internacional de jueces, artistas, abogados, académicos y activistas en derechos humanos que aquí analizan cómo el arte experimental puede sugerir formas de reparación que atraviesan fronteras.

El video ensayo dura apenas 18 minutos y fue realizado por el colectivo Pampero Cine, una productora independiente responsable de films que recorrieron festivales de Cannes, Locarno, Venecia y Berlín. Editado con vértigo y pericia por el cineasta Mariano Llinás y el propio Moguillansky, el film invita a recorrer las instalaciones del Museo de la ESMA, cerrado por la pandemia, dejándose guiar por las voces de las víctimas de las desapariciones forzadas durante la Guerra Civil española y la dictadura franquista que la siguió y los sobrevivientes del terrorismo de Estado argentino. “Facilitado por la virtualidad, este encuentro transnacional permitió explorar nuevos canales de interpelación y transmisión para nuevas audiencias. Desde diversas perspectivas se abordó el lugar del testimonio de las víctimas en tanto prueba judicial, reparación simbólica y material de inspiración artística”, señaló Naftal.
Los testimonios españoles fueron recopilados por el escritor Raúl Quirós Molina en su obra de teatro documental El pan y la sal (2015) donde trascribió los alegatos de los familiares de las víctimas del franquismo que se escucharon durante el juicio a Baltasar Garzón. El episodio, conocido como el juicio a la Memoria Histórica (2012), terminó con el magistrado, acusado de prevaricato, amargamente destituido. Leídos por primera vez por actores y actrices argentinos, los testimonios reverberan despertando ecos con los provenientes del terrorismo de Estado argentino. Al ser puestos en diálogo con testimonios de la megacausa ESMA, seleccionados por el propio Museo, el ensayo cinematográfico descubre el sorprendente proceso de transferencia que se registró entre Argentina y España. En particular, el modo en que el término “desaparecido”, surgido a la luz de la lucha de las Madres de Plaza de Mayo, fue importado al debate español. Se estima que hasta 150 mil republicanos desaparecieron en fosas comunes clandestinas durante y después de la Guerra Civil. Solo un bajísimo número han sido exhumados desde 2000. “La introducción de la terminología y los símbolos argentinos sirvió como disparador externo para que las memorias españolas resurgieran en los debates sociales”, señaló la académica alemana Aleida Assmann.

Para el escritor Quirós Molina fue una sorpresa que su obra inspirara una acción en el Museo de la ESMA. “Fue un gran honor que surgiera ese interés por una obra que habla de los desaparecidos y la memoria histórica que han sido tan olvidados en España”, señaló el autor españo,l quien también colaboró con Teatro por la Identidad. En 2018 la académica británica Maria Delgado, nieta de un exiliado español, asistió a una puesta de El pan y la sal en el Teatro Lliure de Barcelona. Desde entonces se ilusionó con llevarla a Argentina. Aunque la propuesta original involucraba una lectura pública en el espacio del Museo, la pandemia obligó a cambiar los planes. Y la intervención se transformó en obra duradera. “El evento en la ESMA y el film nos permitieron brindar otro foro para la justicia que prolonga la circulación de estos crímenes en el espacio público. El juicio de Garzón se repitió en un contexto donde los resultados de los juicios han sido diferentes”, señaló Delgado.

Del excepcionalismo a la hermandad de la lucha

Aún cuando las diferencias entre los casos son grandes, la dramaturgia de yuxtaposiciones que gobierna el film hace que los testimonios resuenen en novedosa sintonía. “Yo soy nieto de un desaparecido que durante 64 años estuvo en una cuneta”, dice en primer plano Mauricio Minetti encarnando la palabra de Emilio Silva Barrera, uno de los fundadores de la Asociación por la Memoria Histórica de España. “Cuando se llevaron a mi padre, yo era muy pequeñina. Se nos llevaron el pan y la sal de nuestras casas, porque mi madre quedó enferma y buscaba a mi padre y nunca lo encontró”, lee Ana María Castel haciendo suya la historia de María del Pino Sosa Sosa. “Siempre es muy intenso trenzar realidades diferentes unidas por el padecimiento común. Los testimonios se pueden volver pensar en el momento en que salen de la instancia de lo real para entrar en otro plano, el del arte”, señaló el director Rubén Szuchmacher, quien dirigió la lectura vía Zoom.

Las afinidades no se detienen. María del Pino Sosa Sosa, con 75 años recién cumplidos, declaró en el juicio de 2012 que su madre nunca aceptó el fallecimiento de su padre. “Como decía ella, se lo llevaron vivo, y vivo lo reclamaba”, dice ahora la actriz argentina ostensiblemente menor. Pero ¿cómo no asociar su reclamo obcecado con la demanda imposible sostenida por las Madres argentinas: “Aparición con vida”? “Ver a actrices y actores argentinos interpretando la maravillosa pieza de Quirós Molina, cobró un significado diferente. Permitió una vez más demostrar la hermandad de la lucha entre estos pueblos”, dijo Lola Berthet, directora del Centro Cultural Conti. “Ver las imágenes superpuestas de las víctimas de las dos tragedias y escuchar el coro de sus voces universaliza el dolor, pero también la justicia. Pude unir las dos tragedias y sentir que lo que hagamos por unas víctimas también lo estamos haciendo por las otras”, acordó Ana Messuti, abogada argentina en la querella contra el franquismo.

Los testimonios de las víctimas españolas y argentinas alternan en el film con ásperos intercambios entre la fiscalía y la defensa extraídos de El pan y la sal. Así, las voces de Garzón y del juez –recreadas por Laura Paredes y Luciana Acuña, actrices dilectas del colectivo Pampero– adquieren aristas inquietantes subrayadas por el repiqueteo constante de una máquina de escribir que parece registrar un juicio universal. Cine y teatro, lectura y performance, conviven en una pieza mínima que en su provocador entrelazar de sitios y memorias logra ofrecer vida nueva al poder del testimonio. “Al transformar los testimonios, en tanto documentos, en performances encarnadas por actores diferentes a los testigos se despliega una nueva potencialidad. Juntó mundos que parecen separados por distancias espaciales y temporales”, señaló Mariana Tello, directora del Archivo Nacional de la Memoria. Así, el acto de recordar se convierte en un acto de resistencia, un acto de compromiso sostenido con el cuerpo. Removidos del espacio nacional, los testimonios exceden la cultura del excepcionalismo para formar parte de una historia más amplia de violaciones a los derechos humanos.

Robo de bebés y un apremio de justicia

Uno de los paralelos menos reconocidos entre el franquismo y el terrorismo de estado es el robo de bebés. “A mi abuela no la volvieron a ver, se la llevaron del paritorio. A la niña se la quitaron de los brazos y tampoco la volvió a ver. Pero así pudimos saber que mi padre había tenido una hermana sana”. Josefina Musulén Jiménez pasó los últimos 40 años buscando sin éxito a la hermana de su padre. Su historia, leída por la actriz Eugenia Alonso, resuena en flagrante contraste con la de Jorge Castro Rubel, nieto recuperado por Abuelas. Mientras la cámara recorre el subsuelo del Casino de Oficiales, se lo escucha relatando su reencuentro con las mujeres que asistieron el parto de su madre en la megacausa ESMA de 2015: “Se me informa que no tenía abuelos con vida. Y que yo había nacido en el sótano de la ESMA. A partir de ahí me empecé a vincular con la familia de origen y a conocer a quienes habían sido mis padres y cómo era mi familia”. Las capas palimpsésticas del film subrayan la suerte distinta que corrieron los bebés robados durante el franquismo. “En treinta mil, las asociaciones dejamos de contar. No sabemos los niños robados de los que estamos hablando”, dice, abismal, la voz en off de Musulén Jiménez.

Para el juez Daniel Rafecas, especialista en casos de lesa humanidad, la Justicia divide aguas. “En el caso español, la ‘verdad’ sigue siendo impuesta por los vencedores, los tiranos, los perpetradores”, dice. “El diálogo no es fácil frente a un estado pretendidamente democrático que a más de cuarenta años de salida de la dictadura, no ha provisto ni Justicia, ni Verdad, ni Reparación, ni Memoria”, agrega subrayando las mayúsculas. Las capas entreveradas del film logran señalar cómo el proceso judicial argentino se transformó en referencia crucial en España. El alegato de 2015 de la fiscal Mercedes Soiza Reilly en la causa ESMA parece increpar en el presente español. “Señores jueces, es hora de reparar. Es hora de decir la verdad. Que se haga el esfuerzo más tangible para remediar el daño que las víctimas han sufrido”, apremia el film.

Así enlazados, conflictos y memorias dispares, demandan un modo de Justicia que excede los bordes nacionales. En el cierre del film, Lita Boitano trae un temblor irresuelto. “Pido a Dios que me dé salud para poder vivir estos años después de tanta lucha (…) Necesito que me encuentren los restos de mis hijos, yo los quiero ver”, ruega la Madre de Plaza de Mayo que el mes pasado cumplió 89 años. Con los créditos, el documental brinda una última sorpresa. La voz en off de María Antonia Oliver, nieta de un desaparecido del franquismo, explica por qué lleva un pañuelo en la cabeza. “Cuando estuve en Argentina, hablé con Nora Cortiñas y le conté los problemas que teníamos las víctimas en España para ser escuchadas. Me dijo ‘pónganse un pañuelo y salgan a las plazas’. Y es un poco lo que hicimos”, dice.

Mientras el museo de la ESMA continúa cerrado, el film propone otra manera de visitarlo. Más que abogar por una experiencia única, logra acentuar rispideces y contrastes redoblando el pedido de atención a les desaparecides a uno y otro lado del océano. Vibrantes, los testimonios en performance reverberan en el paisaje pandémico y recuerdan la capacidad del arte de agitar la memoria pública.

Link a la nota

La Visita de las Cinco “Operaciones de Prensa de las dictaduras en Uruguay y Argentina. La construcción del miedo”

Nueva edición virtual de La Visita de las Cinco del Museo Sitio de Memoria ESMA este sábado 27 de septiembre a las 17h
Publicado el viernes 25 de septiembre de 2020

La Secretaria de Derechos Humanos, a través del Museo Sitio de Memoria ESMA, las/los invitan a participar de una nueva edición de La Visita de las Cinco virtual, el próximo sábado 26 de septiembre a las 17h: Operaciones de Prensa de las dictaduras en Uruguay y Argentina. La construcción del miedo, en una visita realizada conjuntamente con los Sitios de Memoria Ex-SID de Uruguay, y CCDTyE Automores Orletti.

La presentación de la visita estará a cargo de Virginia Croatto, directora de Contenidos y Producción Museográfica del del Museo Sitio de Memoria ESMA.

Invitados/as: Virginia Martínez, documentalista, coordinadora del Sitio de memoria ex SID, de Uruguay; Marisa Ruiz, historiadora, investigadora en temas de género y Derechos Humanos; Sara Méndez, maestra, sobreviviente de Orletti y del SID, fue víctima de la operación de prensa Chalet Susy; Luis”Lucho” Ruiz, militante por los derechos humanos en Argentina y Uruguay, documentalista; Emilio Vanhoutte, licenciado en Comunicación, forma parte del equipo de comunicación e investigación del Sitio de Memoria Orletti; Daniel Cabezas, productor audiovisual, testimoniante de la causa ESMA por su madre, Thelma Jara; Cora Gamarnik, doctora en Ciencias Sociales, coordinadora del área de Estudios sobre fotografía de la Facultad de Ciencias Sociales, UBA.

La cronista en esta oportunidad será Adriana Taboada, psicóloga e investigadora del Centro de Estudios de Genocidio (UNTREF), y perita en causas por delitos de lesa humanidad.

Evento Facebook
El evento será transmitido a través del Canal YouTube y Página de Facebook

Link a la nota

La Visita de las Cinco virtual

La Secretaria de Derechos Humanos, a través del Museo Sitio de Memoria ESMA, las/los invitan a participar de una nueva edición de La Visita de las Cinco virtual, el próximo sábado 26 de septiembre a las 17h: “Operaciones de Prensa de las dictaduras en Uruguay y Argentina. La construcción del miedo”, en una visita realizada conjuntamente con los Sitios de Memoria Ex-SID de Uruguay, y CCDTyE “Automores Orletti”

La presentación de la visita estará a cargo de Virginia Croatto, directora de Contenidos y Producción Museográfica del Museo Sitio de Memoria ESMA. Las/los invitados son: Virginia Martínez, documentalista, coordinadora del Sitio de memoria ex SID, de Uruguay; Marisa Ruiz, historiadora, investigadora en temas de género y Derechos Humanos; Sara Méndez, maestra, sobreviviente de Orletti y del SID, fue víctima de la operación de prensa “Chalet Susy”; Luis “Lucho” Ruiz, militante por los derechos humanos en Argentina y Uruguay, documentalista; Emilio Vanhoutte, licenciado en Comunicación, forma parte del equipo de comunicación e investigación del Sitio de Memoria Orletti; Daniel Cabezas, productor audiovisual, testimoniante de la causa ESMA por su madre, Thelma Jara; Cora Gamarnik, doctora en Ciencias Sociales, coordinadora del área de Estudios sobre forografía de la Facultad de Ciencias Sociales, UBA. La cronista en esta oportunidad será Adriana Taboada, psicóloga e investigadora del Centro de Estudios de Genocidio (UNTREF), y perita en causas por delitos de lesa humanidad.

Los golpes militares ocurridos en numerosos países de América Latina durante la década del 70, fueron guiados, en su mayoría, por la Doctrina de la seguridad nacional impartida desde los Estados Unidos en el marco de la Guerra fría, con el propósito de combatir cualquier movimiento u organización que consideraran cercana al comunismo.

Dentro de esta política dictatorial surgió el Plan Cóndor, una coordinación represiva entre los países del Cono Sur, para perseguir y eliminar a militantes políticos, sociales, sindicales y estudiantiles de nacionalidad argentina, uruguaya, chilena, paraguaya, boliviana y brasileña.

Uno de los principales lugares de la operación del Plan Cóndor fue el centro clandestino de detención y tortura conocido como “Automotores Orletti”, situado en Buenos Aires, en el barrio de Floresta, que funcionó entre mayo y noviembre de 1976, bajo el control de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), en colaboración con el Batallón de Inteligencia 601, perteneciente al Primer Cuerpo de Ejército.

En Orletti hubo alrededor de 300 detenidos desaparecidos, muchos de ellos de nacionalidad uruguaya. El 24 de julio de 1976, 24 secuestrados uruguayos fueron trasladados en un vuelo a Montevideo, y llevados a la sede del Servicio de Información de Defensa (SID) en Montevideo, uno de los centros más emblemáticos de la represión uruguaya.

El 23 de octubre varios de ellos fueron trasladados a una casa en el balneario Shangrilá (Chalet Susy), y a hoteles y pensiones de la capital, en donde serían falsamente detenidos tres días más tarde. En el llamado “Chalet Susy” la dictadura había montado un escenario con armas, panfletos y hasta túneles para hacer creer a la población que “los grupos subversivos” seguían latentes. Los mismos prisioneros que fueron depositados en el chalet fueron posteriormente “capturados”, y exhibidos ante la prensa en un gran show mediático.

El uso de los medios de comunicación masivos para instalar lo que se llamó “acción psicológica” fue común a las dictaduras del cono sur. Los regímenes totalitarios, utilizaron campañas de prensa cuyo objetivo era instalar la teoría del “demonio subversivo” para justificar la represión y construir una cultura del miedo como forma de disciplinamiento social.

En la ESMA se realizaron varias campañas de prensa con esa intención, como la entrevista a Thelma Jara de Cabezas en la revista Para ti; la foto de las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet, que simula que fueron secuestradas por la organización Montoneros; o las notas sobre la supuesta muerte de Norma Arrostito, mientras ella permanecía cautiva en el edificio del Casino de oficiales.

La Visita de las Cinco será transmitida en vivo a través de nuestras redes: Facebook y YouTube
Sábado 26 de septiembre 17h

Link a la nota

Se realizará un encuentro virtual sobre “operaciones de prensa de las dictaduras”

En una visita realizada conjuntamente con los Sitios de Memoria exSID de Uruguay, y CCDTyE “Automores Orletti”, el próximo sábado a las 17, se abordará el tema “Operaciones de Prensa de las dictaduras en Uruguay y Argentina. La construcción del miedo”.
22/09/2020 EXESMA

La secretaría de Derechos Humanos, a través del Museo Sitio de Memoria ESMA, realizará el próximo sábado una visita virtual sobre “las operaciones de prensa de las dictaduras militares de Argentina y Uruguay”, que se organiza en conjunto con las entidades de memoria de ese país.

Se trata de una nueva edición de “La Visita de las Cinco virtual”, un evento que se transmite vía Facebook y YouTube, en donde se tratan diversas temáticas referidas a la dictadura militar.

En una visita realizada conjuntamente con los Sitios de Memoria exSID de Uruguay, y CCDTyE “Automores Orletti”, el próximo sábado a las 17 se abordará el tema “Operaciones de Prensa de las dictaduras en Uruguay y Argentina. La construcción del miedo”.

Según se informó en un comunicado, la directora de Contenidos y Producción Museográfica del Museo Sitio de Memoria ESMA, Virginia Croatto, será la encargada de la presentación de la visita, que tendrá como invitada a Virginia Martínez, documentalista y coordinadora del Sitio de memoria exSID, de Uruguay.

También estarán Marisa Ruiz, historiadora, investigadora en temas de género y Derechos Humanos; Sara Méndez, maestra, sobreviviente de Orletti y del SID; y el documentalista Luis “Lucho” Ruiz, militante por los derechos humanos en Argentina y Uruguay.

Además formarán parte del evento Emilio Vanhoutte, licenciado en Comunicación, que forma parte del equipo de comunicación e investigación del Sitio de Memoria Orletti; y Daniel Cabezas, productor audiovisual, testimoniante de la causa ESMA por su madre, Thelma Jara.

En el comunicado, se recordó que detenidos desaparecidos mayormente de nacionalidad uruguaya fueron víctimas de una operación de prensa, cuando fueron trasladados a una casa en el balneario Shangrilá (Chalet Susy), en Uruguay, y fueron falsamente detenidos tres días más tarde.

En el llamado “Chalet Susy” la dictadura había montado un escenario con armas, panfletos y hasta túneles para hacer creer a la población que “los grupos subversivos” seguían latentes.

Los mismos prisioneros que fueron depositados en el chalet fueron posteriormente “capturados”, y exhibidos ante la prensa en un gran show mediático.

El uso de los medios de comunicación masivos para instalar lo que se llamó “acción psicológica” fue común a las dictaduras del cono sur, indicaron desde el comunicado.

En el caso local, en la ESMA se realizaron varias campañas de prensa con esa intención, como la entrevista a Thelma Jara de Cabezas en la revista Para ti; o la foto de las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet, que simula que fueron secuestradas por la organización Montoneros.

Link a la nota

La visita de las cinco, dedicada a los 20 años de la restitución de la identidad de Victoria Montenegro

Herman Tetzlaff y su esposa no sólo apropiaron a Victoria Montenegro, sino que entregaron a su mucama a Horacio Pietragalla Corti. Infancias compartidas, enojos entre ambos por la denuncia de él al represor y la valiente lucha de la legisladora del Frente de Todos por animarse a saber quién era.
Por Ailín Bullentini

La edición de agosto de La Visita de las 5, el encuentro mensual que organiza el Museo Sitio de Memoria Esma y que invita a recorrer lo que fue el centro clandestino de detención que funcionó allí desde un eje diferente cada vez y que, desde que la pandemia de coronavirus azota al mundo se realiza de manera virtual, comenzó con una foto. En blanco y negro, la imagen muestra a dos bebés mirando a cámara, uno en cada brazo de una mujer. Uno de los bebés es el actual secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti. La otra es Victoria Montenegro. La mujer que los sostiene, es la apropiadora del primero. “Siempre digo que Victoria es la persona que más conozco en esta vida”, inauguró Pietragalla Corti el encuentro virtual que recorrería, desde diferentes testimonios –el de Estela de Carlotto; el de su tía Mercedes; el de la propia Victoria–, la restitución de una identidad: la de la actual legisladora porteña, a 20 años de haber ocurrido.

Desde que las medidas de aislamiento destinadas a prevenir la propagación de la covid-19 impidieron la realización de eventos en los que se conglomera gente, es usual que el secretario de Derechos Humanos de la bienvenida al formato virtual que les trabajadores del Museo Sitio de Memoria Esma y su directora, Alejandra Naftal, le encontraron para continuar con las ya clásicas visitas de las 5. La de este sábado, no obstante, fue especial para él y para todes les participantes: el eje, “Habitando identidades” trabajaría sobre el vigésimo aniversario de la restitución de la identidad a Victoria Montenegro, con quien compartió horas de crianza durante las infancias apropiadas de ambos.
“Estuvimos juntos desde muy bebés, ella era la que me defendía en el jardín, alguna vez soñamos con tener una institución que rescate perros de la calle”, recogió de a retazos algunas imágenes de aquellos días en los que se conocían debido a que la apropiadora de él trabajaba de empleada doméstica en la casa de los Tetzlaff. Y agradeció el haberla conocido “en esta desgracia” que les tocó vivir. Para el cierre se guardó una perlita que sirvió para terminar de graficar cuán difícil fue para ella el haber recuperado su verdadera identidad. Cuando Pietragalla Corti confirmó que era hijo de desaparecidos supo que había sido Herman Tetzlaff quien lo había arrancado de los brazos de su mamá, asesinada por una patota de represores en Villa Adelina en agosto de 1976, y entregado a su mucama. Lo denunció. Entonces, Montenegro, que ya se llamaba Victoria, pero que aún se sentía María Sol Tetzlaff, le dejó de hablar. Y así estuvieron durante tres años.

La invitación a una deconstrucción

“Esta es una visita que recorre el camino de la reconstrucción de la identidad (de hijos e hijas de víctimas de la última dictadura cívico militar que fueron apropiados) desde sus diferentes facetas, sus dimensiones individuales, sociales y reparadoras”, remarcó Naftal tras las palabras de Pietragalla y antes de darle paso a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, una de esas caras, la fundamental, la iniciática.

Desde la calidez de su casa, Estela habló de ternura, de líos, de premios. “Nuestra lucha es una lucha de ternura” y la frase, un intento de informar sobre la búsqueda que desde 1977 las abuelas de nietos y nietas robados por la dictadura llevan a cabo sin descanso se convirtió en un resumen tan simple como certero. Desde que comenzaron, lograron que 130 de ellos conocieran su origen y ese “es el mejor premio que hemos tenido”.
Incluso Victoria, de quien recordó que “al principio no quería saber nada”. Muchos nietos “llegaron con preguntas, con dudas. Otros enojados, cargados de bronca. Y muchos otros fueron criados con amor, aunque es difícil pensar que alguien que ama pueda mantener una mentira así tanto tiempo”, completó Carlotto.

Alicia Lo Giudice, directora del Centro de Atención Psicológica por el Derecho a la Identidad, se paró sobre esa verdad y la amplió. El que hacen nietos y nietas restituídos es “un recorrido difícil”. “La identidad se construye. Abuelas ofrece un espacio de libertad para que quien quiera pueda deconstruir, inspeccionar la crianza entre apropiadores, que deja marcas, para vovler a armar”, apuntó.

La valentía de afrontarlo

A Victoria le costó años “romper el vidrio” que la separaba de “lo otro”: aquello que en el universo en el que Tetzlaff y su mujer, María del Carmen, la criaron era “la subversión”. Varios, incluso, después de confirmar su verdadera identidad. Recuerda que aquel día “lloró de vergüenza” y “miedo de que ese hombre (su apropiador) la dejara de querer”. Agradeció, por eso, al “trabajo de Abuelas y la paciencia de mi familia”, a los Montenegro y a los Torres.

Escuchándola estaba Mercedes Montenegro, hermana de Roque, “Toti” como lo llamó incluso ayer, cuñada de Hilda. “Feliz cumpleaños Hilda Victoria Torres Montenegro”, la saludó a su turno Mercedes, que detalló de qué estuvo hecha esa paciencia que destacó su sobrina: acercamiento a Abuelas, denuncias judiciales, invitaciones, reuniones con fotos, angustias atragantadas, abrazos contenidos. “La historia le ha servido para descubrirse y para parecerse cada vez más a los valores del padre y de la madre”, destacó al final.

Victoria, que supo de su verdadera identidad en los 2000, que no trabajó fuera de las tareas de cuidado de toda madre de familia hasta 2006, que abrazó la militancia tiempo después y que hoy es legisladora porteña por el Frente de Todos reconoció que hasta que no pisó la casa de las Abuelas en la ciudad de Buenos Aires imaginaba a Estela “fumando habanos mirando un mapa de cuba con familiares de los desaparecidos armando bombas detrás”.

“Me criaron con mucho odio, naturalizando violencias de todo tipo. Poder deconstruir todo esa mentira me llevó bastante tiempo y realmente sentir que mi nombre es Victoria, que soy hija de mis papás, que son militantes políticos, y que la política no es mala palabra, también”, concluyó. En ese camino, destacó “la importancia de las políticas de Estado” de Memoria, verdad y justicia y deseó que compartir su historia “sirva para invitar a otros a animarse a conocer la suya”.

La parábola llevó al pedido que Carlotto realizó a su turno, algo que pide siempre: “Necesitamos encontrar a los que faltan, que aunque no estemos nosotras se continúe a través de nuestros nietos la búsqueda para encontrarlos”. Y al compromiso de Pietragalla Corti, también ahora parte de la estructura del poder público: “Debemos trabajar para que cada uno de los hijes apropiados puedan recuperar su identidad”.

Link a la nota

Victoria Montenegro: “Mañana celebramos mis 20 años de restitución”

Escrito por AM 750 el 28 agosto, 2020

La legisladora Porteña por el Frente de Todos y militante por los Derechos Humanos, Victoria Montenegro charló con Claudio Villarruel sobre “La visita de las Cinco”, el evento que realiza un sábado de cada mes el museo de la ex Esma.

El último sábado de cada mes a las 17 horas, el Museo Sitio de Memoria ESMA organiza una visita guiada abierta y gratuita, en compañía de invitados especiales que dialogan con el público sobre su historia vinculada con este lugar.
“Mañana la ex Esma tiene un evento mensual, que será virtual, que es el recorrido y testimonio de algún sobreviviente o familiar que haya estado ahí“, explicó Montenegro, que estará acompañada en la charla por Villarruel y Estela de Carlotto, entre otros.

Además, contó que “lo que vamos a celebrar son mis 20 años de restitución por las Abuelas de Plaza de Mayo. Estela (De Carlotto) siempre dice que robarle la identidad a alguien es retardar su nacimiento”.

“Todos los días hay que hacer un ejercicio y hay que poder transformar lo que nos pasó en algo distinto”, sostuvo Montenegro y expresó que “la mayoría de las personas a esa historia le dijimos nunca mas”.

“Que todo esto que nos pasó es para que no nos pase nunca mas, y para eso hay que hacer un ejercicio permanente de memoria“, agregó.

Link a la nota