Dar testimonio en momentos difíciles

El último sábado de cada mes, el Museo Sitio de Memoria ESMA organiza una visita abierta al público con invitados especiales. El sábado 31 de agosto la visita es sobre “Dar testimonio en momento difíciles”.

El testimonio de los sobrevivientes de los centros clandestinos en los juicios  de lesa humanidad tiene un valor fundamental para llegar a la verdad de lo que allí ocurrió, dado que los perpetradores de los crimenes nunca aportaron información, y tiene una dimensión reparatoria para la víctima.

En el año 2011 fue creado el Centro de Asistencia a Víctimas de Violaciones de Derechos Humanos “Dr. Fernando Ulloa”, que tiene como una de sus funciones principales acompañar de forma integral a las víctimas-testigo antes, durante y después de testimoniar.

Víctor Basterra fue secuestrado en agosto de 1979, hace 40 años, y permaneció cuatro años cautivo en la ESMA. Durante el Juicio a las Juntas aportó un informe conocido como el Informe Basterra que permitió identificar a los represores de este centro clandestino. Basterra testimonió en los juicios ESMA, acompañado por profesionales de este centro de asistencia, y continúa siendo un testigo fundamental.

Invitados/as:
VÍCTOR BASTERRA, sobreviviente de la ESMA, víctima testigo en los juicios de lesa humanidad.
YAMILA COLLAZO y SILVANA REINOSO, integrantes del equipo de acompañamiento del Centro Ulloa.

El ingreso se organizará por orden de llegada a partir de las 16 h.

 

Escuela y Memoria

El Museo Sitio de Memoria ESMA junto al Centro Ana Frank Argentina organizan las próximas jornadas de capacitación docente que se realizarán los días 16 y 17 de agosto en ambas instituciones, continuando con los puentes y cruces entre Holocausto y Terrorismo de Estado. En este marco, se llevará a cabo el cierre de la Muestra temporaria “Ser Mujeres en la ESMA”

INSCRIPCIÓN: institucionalsitioesma@jus.gov.ar, o al teléfono (54 11) 5300-4000 int. 79178

Agenda de actividades:

Viernes 16 – Museo Sitio de Memoria ESMA, Av. del Libertador 8151, CABA.

10 h. Mesa: “Mujeres y resistencias en contextos autoritarios”. Auditorio Mabel Gutiérrez, Edificio 4 columnas. Mesa de charla con invitadas que proponen distintas miradas sobre las resistencias y luchas de mujeres en diversos contextos autoritarios.

Sara Rus. Madre de Plaza de Mayo y sobreviviente de Auschwitz

Virginia Croatto. Cineasta. Hija de Armando Croatto, asesinado por un grupo de tareas de la última dictadura cívico-militar

Miriam Lewin. Periodista. Sobreviviente del Centro Clandestino de detención, tortura y exterminio ESMA.

Moderadora: María Emilia Giordano. Socióloga. Trabajadora del Museo Sitio de Memoria ESMA.

11.30 hs. Almuerzo

12.30 hs. Cierre y visita a la muestra temporaria “Ser Mujeres en la ESMA”

Sábado 17 – Centro Ana Frank Argentina, Superí 2647, CABA.

10 hs. Apertura y palabras de bienvenida

10.30 hs. Taller a cargo del área de capacitación docente del Centro Ana Frank: “De Ana Frank a las abuelas de Plaza de Mayo”.

12 hs. Conclusiones y cierre de jornadas.

Un golpe a la ciencia

Desaparecidos en la ESMA de la Comisión Nacional de Energía atómica

El Museo Sitio de Memoria organiza una visita abierta al público con invitados especiales el día 27 de julio a las 17 h.
En los años 70, la CNEA era la central de investigación y desarrollo de energía nuclear más prestigiosa de América Latina. Sus científicos bregaban por la independencia nuclear como un aspecto de la soberanía tecnológica. En su seno participaban asociaciones de técnicos y de profesionales, sindicatos y diferentes movimientos políticos.
Durante la última dictadura cívico-militar 15 trabajadores fueron desaparecidos y otros 11 secuestrados y luego liberados. 107 empleados fueron despedidos, 120 cesanteados y otros 370 se vieron obligados a renunciar. Jorge Luis Badillo, Daniel Lázaro Rus, Mabel Graciela Barroca y Gerardo Strejilevich, quienes trabajaban en la CNEA, estuvieron secuestrados en la ESMA y permanecen desaparecidos.

Jornada de capacitación docente

En el marco de la muestra Ser Mujeres en la ESMA, el próximo viernes 12 de julio se llevará a cabo un encuentro organizado por el Museo Sitio de Memoria ESMA junto al equipo de Educación y Memoria y del equipo de Educación Sexual Integral (ESI), del Ministerio de Educación de la Nación, dirigido a docentes de escuelas secundarias, y docentes y estudiantes de Instituto Superior de Formación Docente (ISFD).

La actividad tendrá como objetivo brindarles a las y los docentes herramientas para abordar los temas de violencia hacia las mujeres en el contexto concentracionario así como la violencia ejercida en el marco del terrorismo de Estado. Desde este lugar, la jornada intentará reflexionar sobre las violencias de género y sexual hacia las mujeres y cómo estas se reproducen dentro de un campo de concentración.

A 42 años del secuestro de la familia Galli

Mario Galli nació el 13 de junio de 1952.Entró a la Escuela Naval Militar de Río Santiago en febrero de 1968 y egresó como Guardiamarina en 1971. Para sus compañeros del Liceo Naval era “El Dexo”. Junto a Julio César Urien tomó parte de la sublevación en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) el 17 de noviembre de 1972. Esta rebelión se dio como una forma de protesta ante la formación de grupos paramilitares dentro de la Marina, bajo la doctrina de la seguridad nacional. Fue detenido en el penal militar de Magdalena, y amnistiado el 25 de mayo de 1973.

Militante de montoneros, fue secuestrado el 12 de junio de 1977 junto con su esposa, Patricia Flynn, su hija Marianella y su madre, Felisa Wagner. Patricia nació en San Isidro, provincia de Buenos Aires, el 26 de enero de 1951. Era maestra y su familia la llamaba “Patsy”. Al momento de su secuestro estaba embarazada de tres meses. La hija de ambos, Marianella, tenía un año y cuatro meses. Fue dejada unos días después en la casa de su tía paterna. Felisa Wagner, madre de Mario y Mónica, era secretaria ejecutiva en la firma Ferrostaal.

Mario, Patricia y Felisa continúan desaparecidos.

Celebramos nuestro 4º Aniversario

Celebramos nuestro 4º Aniversario con el lanzamiento de la Web Institucional y la presentación del plan de trabajo para la candidatura del museo a Patrimonio Mundial de Unesco.

A 42 años del secuestro y desaparición de Mirta Alonso y Oscar Hueravilo

La visita de las cinco es una visita guiada abierta y gratuita en compañía de invitados especiales que dialogan con el público sobre su historia vinculada con este lugar. La visita de este mes es sobre el secuestro y desaparición de Mirta Alonso y Lautaro Hueravilo.

Lautaro (Taro) tenía 22 años, era chileno, trabajaba en Bodega Peñaflor y militaba en la Federación Juvenil Comunista. Sus padres se vinieron de Chile perseguidos por su militancia dentro del pc chileno. Lautaro estaba casado con Mirta Norma Alonso de Hueravilo, de 23 años, docente, también militante del PC y trabajadora de Bodega Peñaflor. Fueron secuestrados el 19 de mayo de 1977, Lautaro en su casa, en Fitz Roy y Paraguay, en el barrio de Palermo, y Mirta en el velorio de su abuelo, en la calle Lavalleja 155. Mirta estaba embarazada de seis meses.

Estuvieron secuestrados en la ESMA. Mirta dio a luz a su hijo en este centro clandestino. Emiliano Hueravilo nace el 11 de agosto de 1977. En diciembre de ese año fue abandonado en la puerta del Hospital Elizalde (Ex Casa Cuna). Entre sus ropas tenía un papel en el que se indicaba su nombre y fecha de nacimiento. Aún no se sabe qué pasó ni dónde estuvo entre su nacimiento y el momento en que fue abandonado en la Casa Cuna.

El 14 de diciembre de 1977 esta información fue levantada por diarios y radios, lo que posibilitó que sus abuelos paternos lo encontraran.

Mirta y Lautaro están desaparecidos.

Invitado: Emiliano Hueravilo. Hijo de Mirta y Oscar. Director de derechos Humanos de ATE provincia de Buenos Aires
Cronista: Federico Chechele, periodista y escritor.

Ser Mujeres

Ser mujeres en la ESMA
Testimonios para volver a mirar

Sigue expuesta en el Museo la muestra temporaria Ser Mujeres en la ESMA, testimonios para volver a mirar, basada en testimonios judiciales de las sobrevivientes sobre la violencia de género y diversos delitos sexuales cometidos por el Grupo de Tareas de la ESMA.

A partir de las nuevas sensibilidades que despierta el movimiento de mujeres en el presente y sus demandas en la calle, la historia de la ESMA es revisada a partir la perspectiva de género; una dimensión hasta ahora ausente en la exhibición permanente del Museo.

La violencia hacia las mujeres al interior de los centros clandestinos fue una expresión más de la violencia ejercida masivamente por las Fuerzas Armadas y de Seguridad. Estas prácticas a su vez se vieron íntimamente vinculadas a las que históricamente sufrieron las mujeres en la sociedad. Aquí en la ESMA sufrieron todo tipo de violencias y desarrollaron múltiples acciones en pos de la supervivencia.

La muestra reúne testimonios brindados por 28 mujeres sobrevivientes de este centro clandestino ante la Justicia, tanto en 1985 como en los juicios orales de lesa humanidad de la actualidad.

La exhibición cuenta con intervenciones silenciosas en distintos puntos de la muestra permanente del Museo y un sector con testimonios gráficos y audiovisuales que abordan diversas perspectivas de la experiencia concentracionaria desde la condición de mujer, tratando de generar un cruce generacional en la percepción de la temática. La muestra cuenta con el material fotográfico de coberturas colaborativas realizadas en 2017 y 2018 por Pandilla Feminista.

“Los guardias solían decir que las mujeres éramos mucho más peligrosas que los hombres”.
A. B. – Causa ESMA Unificada

“Lo más perverso que creo que ocurrió y que recién ahora después de muchos años hay mujeres que están reflexionando sobre esto y lo están denunciando es que todas y cada una de las que pasamos por la Escuela de Mecánica de la Armada fuimos víctimas de acoso sexual, y muchas fueron abusadas sexualmente y violadas”.
M. L. – Causa ESMA Unificada

“Las mujeres éramos su botín de guerra. Nuestros cuerpos fueron considerados como botín de guerra. Eso es algo bastante habitual, por no decir muy habitual…. en la violencia sexual y el utilizar o considerar a las mujeres como parte del botín es un clásico de todas las historias represivas, de las guerras… son innumerables los casos, forma parte casi de la cultura de la guerra y en este caso no fue una excepción. Hubo muchas variedades en las formas en que esto se produjo pero sí que hubo un tratamiento diferencial entre secuestrados hombres y secuestradas mujeres evidentemente”.
S. L. – Causa ESMA Unificada